¿Qué político salteño te serviría para sobrevivir en un naufragio?”

Espectáculos 09 de mayo de 2014
La duda que plantea La Quipi y que ella misma responde en estas líneas. Si queres escucharla en vivo junto a otros comediantes anda esta noche, a las 22, al Teatro del Huerto a ver “Quiero stand up”.

Esta noche, el Teatro del Huerto será el escenario de, hasta ahora, la fecha más importante del stand up salteño. El género que aquí, y cualquier parte del mundo, nació en los bares donde comediantes suben a escenarios improvisados o se desplazan entre las mesas contando todo tipo de experiencias, también tiene sus representantes en Salta.

“Quiero stand up”, el espectáculo que reunirá a los standaperos salteños Emi Aybar y La Quipi con los comediantes María Paz Giannini (Bs As.), Diego Sacco (Bs. As.), Javicho Soria (Bolivia), subirá a escena esta noche, a las 22.
Conocida en el medio por su particular forma de reírse de sí misma, La Quipi se hizo famosa por contar sus infortunios amorosos en las redes sociales. Tras su participación la semana pasada en el programa “Bendita TV” de Buenos Aires, le pedimos que nos dé su particular y divertida visión sobre los políticos salteños.

Con la chispa y la ironía que la caracteriza, La Quipi (o Graciela Quipildor para los que prefieren la formalidad) nos planteó la siguiente consigna: “Si naufragaras en una isla desierta, ¿qué político salteño te serviría para sobrevivir?”. Leamos su monólogo gráfico imaginando que está, con micrófono en mano, arriba del escenario. Esta fue su respuesta:

“Esperá. Antes de responder: “No me sirven aquí, me van a servir en una isla desierta?”, tratemos de divertirnos un poco con la consigna. Estás en una isla desierta, y el único que sobrevivió junto a vos, es un político salteño.

¿Cual preferirías que fuera?
Si para salir de la isla tenés que nadar kilómetros hasta encontrar tierra firme y pedir ayuda, tratá de elegir uno que esté en buena forma. Un Gastón Galíndez, que fue Subsecretario de Prevención y Emergencias, podría servir. Parece ser el tipo de hombre que te inventa una lancha de motor con dos cocos y una palmera. Un MacGyver de la Puna. Habría que ver si ahora que es concejal, puede nadar 20 metros sin pedir receso. Olvidate de elegir uno del PO, que van a discutir durante horas a ver a cuál de ellos se mete al agua.

Si no te queda otra que esperar que vengan a rescatarte, y es probable que pases hambre durante días, elegíte un Pablo López, un Claudio del Pla, porque el político del PO es gente que no le da mucha importancia a comer y no van a enloquecer si les toca estar a dieta unos días. ¿Viste que son todos flaquitos? Si yo naufrago a la mañana, al mediodía ya tengo síntomas de locura y alucinaciones. Ellos deben comer poquito, porque todos son flaquitos. Si ves un funcionario del Partido Obrero que engorda, es porque se está panquequeando. O le está entrando duro a los panqueques. En la doctrina del PO, sin duda debe haber consejos para mantenerse delgado, sino, esa flacura no se explica.

Vamos a desmistificar el hecho de que los indios son peligrosos, pero si nuestra isla está llena de indios, rogá que no sean los Godoy.

Si hay que construir una choza con materiales de baja calidad, por ahí te sirve el legendario e inseparable poncho de Martín de los Rios, que tiene como 100 años, y salvo por las termitas de la época de Güemes, se lo ve bastante resistente. Eso sí: no sé si se lo podrás despegar del cuerpo a Martín de los Ríos; suerte con eso.

Si te toca naufragar con el ex intendente Carlos Villalba, relajate y preparate para vivir unas buenas vacaciones. En lo que fuiste a buscar leña para hacer un fueguito, Villalba te armó unas bolas de espejos con 3 cocos, puso a dos monos a bailar en un caño y se está haciendo unos tragos con agua de mar.
Si sos salteño y te quedás un mes con Bernardo Biella en una isla desierta, seguro te pone a correr alrededor de la isla y te da un plan de dieta porque para él, los salteños somos todos gordos. Deberíamos comérnoslo, para que hable con razón.

Si tu compañerito de naufragio es Alfredo Olmedo, mandalo a buscar ramitas para la fogata y cuando se vaya, escapate y nadá lejos. No importa hacia dónde. ¡Vos nadá y nadá!
¿Te convenció alguno?
No hay caso. Si naufrago en una isla, por lo menos yo, prefiero naufragar sola.

Fuente: www.informatesalta.com.ar

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar