#CasoThiago: A un año de su muerte, reclaman justicia

Justicia 12 de julio de 2016
Ofelia Molina, abuela del menor de 4 años que perdió la vida bajo la tutela de una familia cuidadora, manifestó su temor de que se olviden de la causa. “Quizás están pensando en largarlos en libertad a todos ellos”, expresó

A un año de la muerte de Thiago, el niño de 4 años que perdió la vida bajo la tutela de una familia cuidadora, su abuela, Ofelia Molina, manifestó su preocupación debido a las demoras en el inicio del juicio.

“Quizás están pensando en largarlos en libertad a todos ellos”, expresó Ofelia, a la vez que agregó que se olvidaron del caso de su nieto. “Ellos piensan que es una cosa que hay que pasar por alto, pero no es así, es un ser humano, es una vida”, sostuvo.

La mujer dijo que el principal responsable es el juez Canavoso, quien ordenó la entrega de los cuatro menores a Senise y Sánchez, el 13 de diciembre de 2013. “Él autorizó que los niños queden a cargo de padres sustitutos y ellos son los que lo han matado”, dijo.

Además recordó que cuando se enteró de la noticia, no podía creerlo hasta que  lo vió en el cajón. “Recién me di cuenta que era verdad que había muerto, y se me pasaron muchas cosas por la cabeza. Su cuerpo estaba todo golpeado”, agregó.

También responsabilizó a las psicólogas del ex Ministerio de Derechos Humanos y a la policía. “En la puerta los atendía la mujer y les decía que todo estaba bien, que no pasaba nada, la policía se daba media vuelta y se iba”, dijo.

Por último, apuntó contra el médico Sergio Gonza, quien firmó los certificados médicos sobre el estado de salud de la víctima. “Si él lo hubiese derivado al hospital, en vez de falsificar el certificado, el chiquito quizás se habría salvado”, finalizó.

El caso

El 8 de julio de 2015, un año y medio después de ser entregados a Senise y Sánchez, el primero de ellos docente, el Hospital Materno Infantil declaró muerto a uno de los menores, de 4 años, quien había ingresado con un supuesto cuadro de bronco aspiración, sin embargo, posteriormente se comprobó que el niño presentaba signos de numerosas lesiones y un estado grave de desnutrición.

Luego de la investigación que la Unidad de Grave Atentados contra las Personas llevó adelante, se pudo establecer que el menor presentaba signos de, al menos, 276 lesiones. Las lesiones, según el estudio forense, eran golpes propios de maltrato infantil, siendo los mismos ocasionados con cintos, quemaduras y otros elementos de castigo.

Fuente: Canal 11 de Salta  

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar