Jimena Salas: La ex del chino Saavedra declaró e intentó desvincularlo al crimen

Justicia 28 de noviembre de 2022
jimena salas saavedra

A dos meses de la detención de los hermanos Javier, Damián y Guillermo Saavedra, sus defensores, entre ellos Marcelo Arancibia, trabajan a destajo en busca de sacar de escena a sus clientes, en particular al mayor de ellos, quien quedó marcado por el cotejo de ADN, una prueba que podría llevarlo a la pena máxima por el crimen de Jimena Salas, asesinada el 27 de enero de 2017. Es por esto que declaró su ex novia quien intentó desvincularlo del hecho.

En ese cometido, la defensa presentó varios testigos ya, entre ellos, familiares, amigos, una de ellas una ex funcionaria hasta llevó a dos sacerdotes de la parroquia en la que Javier Saavedra realizaba tareas humanitarias, todo en busca de restarle peso a la hipótesis de la fiscalía, la cual se enarbola con Javier como el principal autor del asesinato de Jimena.

Hace unos días, la defensa sumó otro testigo más. Se trata de “Nelly”, una joven de 27 años, ex novia de Javier, quien se presentó en la Unidad de Graves Atentados contra las Personas para hablar en favor del “Chino”, como le dicen al mayor de los Saavedra.


jimena salas saavedraCaso Jimena Salas: "Son absurdas mentiras", dijo la mamá de los hermanos Saavedra

InformateSalta pudo conocer los aspectos principales de dicha declaración, la cual estuvo dirigida a respaldar la idea de que los días previos al crimen de Salas, su ex participó de los preparativos de un festival tipo urbano que se desarrolló en Villa Floresta, en la zona sudeste de la ciudad.

Esta coartada, cabe señalar, es el eje principal de la estrategia defensiva. Sobre el asunto, Nelly contó que fue a varios festivales en esas fechas, aunque recordó uno grande, el de Villa Floresta, realizado el 28 de enero de 2017, un día después del asesinato de Salas, en su casa del barrio San Nicolás, en Vaqueros.

Explicó que se hizo en un predio recuperado, donde se armó una cancha de fútbol, tareas que se ejecutaron con ayuda de jóvenes de esa barriada para “incentivar la música”. Dijo que ese día, fue “con Javier, antes del mediodía, para acomodar el lugar, poner las sillas y demás”.

El automóvil

A preguntas de la defensa, sostuvo que, junto a Javier, con quien estaba de novio entonces, habían ido varias veces, aunque no fue precisa respecto a las fechas y cantidad de veces que estuvo con el acusado en dicho lugar. Respecto al 28 de enero, dijo que “Javi” se dedicó a “ayudar en el armado del escenario”.

jimena salas y cajal

En este punto, Arancibia intentó desvirtuar otro aspecto incriminatorio, al indagar a la testigo respecto al vehículo en que se movilizaba Saavedra. Al responder, la testigo dijo que fueron en el auto familiar de su ex novio. “Un auto largo, marroncito, Vento, de color marrón brillante, cobre”, aseguró.

Cabe recordar aquí, que los vecinos de Salas, quienes describieron el automóvil sospechoso que vieron en el barrio el día del asesinato, como un rodado de alta gama de color negro, pista que llevó a la fiscalía a buscar un VW Vento, el que los llevó a los Saavedra, quienes no niegan la tenencia del rodado, aunque si aseguran que el de ellos era marrón, como ahora lo sostiene la ex novia.

Al ir más a fondo en cuanto al festival, tal vez con la posibilidad de que la testigo brinde algún otro detalle que ayude a su cliente, el interrogatorio avanzó en torno al desarrollo del festival, del cual “Nelly” no supo explicar prácticamente nada, pues no sabía quiénes actuaron, como tampoco si concurrieron otras personas amigas y solo pudo recordar a un profesor de música, pero no supo decir su nombre.


Pedro García CastiellaCaso Jimena Salas: "Querer discutir el ADN es como querer plantear que la Tierra es plana"

Peor aún fue, cuando le preguntaron si el 27 de enero, el día en que mataron a Jimena, fue con Saavedra al lugar del festival para ayudar en los preparativos, lo que negó, afirmó que en esa fecha no fue al predio y que a Javier recién lo vio en horas de la noche.

Lesiones

Lejos de rendirse, el defensor indagó a fin de que la testigo responda si esa noche, Javier presentaba alguna lesión en su cuerpo, como un rasguño o alguna otra herida compatible con una pelea, lo cual fue descartado por la ex novia.

De esta manera, logró otro punto a su favor, pues la hipótesis fiscal indica que el acusado y Jimena pelearon, incluso la víctima le habría causado una herida, razón por la cual los peritos hallaron rastros de sangre de Saavedra en, al menos, trece lugares de la vivienda de Salas.

chino saa

En otro tramo, en tanto, la testigo describió al acusado. “Javi es una persona muy atenta, humana, generosa, solidaria, muy compañero y amigo de sus amigos”, a lo que agregó que “nunca lo vio violento con nadie”, como tampoco discutir. “Tiene una personalidad muy serena, inteligente y puede conversar de cualquier tema”, aseguró.

Para la defensa, el testimonio de la ex novia fue alentador, pues apuntala la idea de que Javier no participó del crimen, pues el día del hecho no estuvo en el barrio de la víctima y, menos, podría haber cometido el homicidio. Sin embargo, los indicios que, hasta ahora logró sumar, no parecen suficientes para desechar una prueba tan contundente como el resultado del cotejo de muestras genéticas, las que indefectiblemente lo colocan en la escena del crimen.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar